Hay libros que son como las historias de amor: aparecen cuando menos los buscábamos y llegan en el momento justo. Descubrí a Austin Kleon una tarde en Londres, mientras caminaba por Shoreditch en busca de arte callejero. Entré a una disquería-librería y ahí estaban: dos

Leer más >