La primera vez que le/me escribí una carta a mi futura yo fue gracias a Caro Chavate y Keri Smith. Fue un ejercicio que me gustó mucho y me prometí repetirlo cada diez años, al cambiar de década. Unas semanas después me fui a Londres y en Waterstones me encontré con este librito: “Letters to my future self” (Cartas a mi futura yo). Luché para no comprármelo, ya estaba cargando demasiadas cosas y tenía muchos journals sin terminar. Pero esto es como una maldición, ya les dije, como cuando sale el mismo muñequito que ya tenemos pero con un accesorio extra y ohpordios tengo que tenerlo. El journaling no tiene cura.

Seguir leyendo