Viajé a Berlín en enero. Pleno. Invierno. Los días eran cortos y hacía mucho frío. La ciudad en sí no me deslumbró (voy a tener que volver), tal vez porque recién venía de Moscú, que me enamoró con sus colores pasteles y calles llenas de

Leer más >