Hace mucho que no vengo por acá. Esto de tener dos blog, dos facetas, dos pasiones, hace que cuando me concentro en una, dejo un poco abandonada la otra. Bah, abandonada no, porque estoy viajando pero estoy llenando cuadernos como nunca en mi vida. Mi lado escriviviente está muy presente. Este año fue mi récord: llené diez cuadernos. Ahora estoy sentada en una mesa en Kuala Lumpur, es la 1.17 de la mañana, hace mucho calor, todo está pegajoso. Hace un rato, L puso esta canción y me dieron ganas de llorar. Me transportó a un lugar que desconozco, me emocionó sin saber muy bien por qué. Cuando la gente hace las cosas con pasión, transmite mucho. Solo quería dejar esto por escrito e invitarlos a volar con esta canción. Prometo volver a este blog muy pronto, cuando esté un poco más quieta.