Por qué:

* Porque me di cuenta de que estaba cansada del blog de viajes —y de ser la viajera— y en vez de cerrarlo me dije: ¿y si abro otro?

* Porque escribir es la otra mitad de mi vida y tengo ganas de compartir cosas que me inspiran y textos que no tienen nada que ver con nada.

* Porque en este momento prefiero que me pregunten qué llevás en tu cartuchera antes que qué llevás en tu mochila.

* Porque terminé de leer el libro “Writing down the bones” (Natalie Goldberg) y quise compartirlo con alguien. Al no tener con quién, pensé: seguro que hay mucha gente allá afuera que, como yo, se dedica a escribir en soledad, y tengo ganas de conectar con ellos.

* Porque me encantaría formar parte de un taller literario, escribir en grupo, hacer juegos y leernos nuestros textos. Todo a distancia, por ahora.

* Porque amo todo lo que tenga que ver con escribir: los cuadernos, las biromes, las postales, el papel, las cartas a mano, los stickers, los scrapbooks y necesito expresar este amor en algún lado.

* Porque tengo la ilusión de, en el futuro, dar talleres gratuitos de escritura creativa en colegios. Pero no como profesora ni como una materia de lengua o literatura, sino para enseñar que la escritura es una gran herramienta para expresarse y conocerse.

– Texto en construcción –