Hace un tiempo les recomendé que se compren un cuaderno y escriban sus sueños todas las mañanas. ¿Alguien empezó? Yo lo hago desde el 2009, aunque no todos los días porque tengo etapas en las que no me acuerdo de haber soñado nada. Ahora, hace varios meses que me despierto con el sueño completo en la cabeza y lo primero que hago es sentarme a escribirlo en mi cuaderno de los sueños. Trato de no esperar mucho porque a los pocos minutos me lo empiezo a olvidar y al final del día ya no me acuerdo de nada. No sé si tendrá que ver o no, pero en mi caso soy más consciente de mis sueños cuando hago trabajos creativos y cuando estoy conectada conmigo. Hablando de obsesiones, una de las mías son los sueños.

Seguir leyendo