Cuando vi esta charla TED sentí una revelación. Unos días antes había estado hablando con dos amigas de mi prima acerca de las cosas que más nos gustaba hacer: una de ellas era clown y creo que la otra bailaba, y a ambas les apasionaba lo que hacían. Pasaron unos años de esto y no me acuerdo todo con detalle, pero me acuerdo de algo que les dije: “Cuando estoy escribiendo me abstraigo tanto que pierdo el registro de mi cuerpo y me olvido de dónde estoy”. Suele pasarme cuando estoy muy metida en lo que hago: me olvido hasta de comer o dormir. Lo malo es que me trae bastantes dolores de cuello y de espalda, porque estoy mal sentada durante horas y no controlo mi posición.

Seguir leyendo