Agradezco que la profesora de Lengua y Literatura de mi colegio nos haya hecho leer Bestiario, de Julio Cortázar. Recuerdo que esos cuentos me causaron mucha impresión ya que era la primera vez que leía algo donde la realidad se mezclaba tanto con la magia y el absurdo, donde lo posible y lo improbable convivían con total naturalidad. Después lo seguí leyendo por mi cuenta, aunque nunca lo suficiente, uno nunca puede tener demasiado de Cortazar. Todavía no me animé a Rayuela, todos los libros tienen su momento y ya llegará el mío.

Ayer terminé de leer “Los autonautas de la cosmopista”, un libro que escribió con su mujer, Carol Dunlop, y que relata un viaje de un mes por la autopista París – Marsella. El viaje/juego consistía en no salir de la autopista, en explorar sus paraderos y convertirlos en hogares transitorios. En mirar lo que otros, en el apuro de comprar comida o ir al baño, no miran. Hicieron el viaje en una combi y se quedaron en un paradero distinto cada noche. Las reflexiones que surgen al hacer este viaje lento —porque la extensión total no llega ni a mil kilómetros— son profundas y divertidas. Pero de ese libro hablaré en otro post.

Me gusta mucho leer las biografías de autores y artistas que admiro, creo que es una manera de comprender mejor su obra. En esta entrevista que le hace Joaquín Soler Serrano, Cortazar habla de todas las etapas de su vida: su infancia en Banfield, sus recuerdos de Barcelona, sus padres, su herencia vasco/francesa-alemana, su primera novela escrita a los nueve años, su libro publicado bajo un pseudónimo, los libros que nunca publicó. Dura dos horas, les recomiendo mucho que la miren, será tiempo muy bien invertido.

PARIS, FRANCE - november 27. Argentinian writer Julio Cortazar at home in Paris. Photo Ulf Andersen / Getty Images

Photo Ulf Andersen / Getty Images

Algunas frases que me gustaron:

Acerca de su herencia vasco-francesa-alemana: “En este aspecto de la biografía, muchos argentinos coincidiríamos bastante porque la Argentina, país de inmigración, produce cócteles humanos, mezclas de razas, cosa por cierto afortunada porque yo sigo creyendo que uno de los caminos positivos de la humanidad es el mestizaje, cuanto más grande se haga, cuando la fusión de razas sea mayor más podremos eliminar los chauvinismos, los patrioterismos, los nacionalismos de frontera absurdos e insensatos.”

Acerca de ser solitario: “Me sucede, y es algo que yo lamento, que en grandes reuniones, en contactos humanos muy bellos en los que estamos haciendo grandes cosas y me siento muy bien, hay un minuto en que Mr Hyde me dice en el oído: Hombre, ¿por qué no estás escuchando un disco tranquilo en tu casa?”

Acerca de las entrevistas: “Me gusta que estés bien informado, no hay nada peor que una entrevista en la que sientes que el que te está haciendo preguntas tantea sin saber bien por qué y cómo va a preguntar, entonces tienes que ayudarlo y se convierte en una tarea casi humanitaria, lo cual no es muy simpático.”

Acerca de su vocación literaria temprana: “Mi madre me ha dicho que desde los ocho o nueve años había que pescarme y sacarme al sol porque yo leía y escribía demasiado. Incluso hubo por ahí un médico que recetó que había que prohibirme los libros durante 4 o 5 meses. Pero fue un sufrimiento tan grande que mi madre, que es una mujer sensible, me los devolvió.”

Y: “Un escritor nunca llega a escribir lo que él quisiera escribir, un libro más es en cierta medida un libro menos, menos en ese camino final de irte acercando al libro final y absoluto que nunca escribes, porque te mueres antes”.

Un placer escuchar a este genio. No se la pierdan!