Hace mucho que no paso por acá. No sé si habrá alguien esperando del otro lado, pero si es así, solo quiero decir que este blog es como el correo: tarda pero llega. Es un slow blog. Al volver de este último viaje me di cuenta de que me cuesta mucho retomar los proyectos, sobre todo cuando tenía una rutina muy armada antes de irme. Durante estos meses en Biarritz estuve escribiendo mi segundo libro, preparando un proyecto de fotografía, subiendo posts a Viajando por ahí y a este blog, pero me fui de viaje por tres semanas y me descalibré: volví y no pude hacer nada. A veces siento que cuanto más corto es el viaje, más me cuesta volver a empezar. Vuelvo a mi espacio de trabajo y siento la misma resistencia interna que cuando quiero arrancar con algo nuevo. Y así empieza la procrastinación.

Seguir leyendo