Hace mucho que no paso por acá. No sé si habrá alguien esperando del otro lado, pero si es así, solo quiero decir que este blog es como el correo: tarda pero llega. Es un slow blog. Al volver de este último viaje me di cuenta de que me cuesta mucho retomar los proyectos, sobre todo cuando tenía una rutina muy armada antes de irme. Durante estos meses en Biarritz estuve escribiendo mi segundo libro, preparando un proyecto de fotografía, subiendo posts a Viajando por ahí y a este blog, pero me fui de viaje por tres semanas y me descalibré: volví y no pude hacer nada. A veces siento que cuanto más corto es el viaje, más me cuesta volver a empezar. Vuelvo a mi espacio de trabajo y siento la misma resistencia interna que cuando quiero arrancar con algo nuevo. Y así empieza la procrastinación.

Procrastinar: hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras más irrelevantes o agradables.

Lo bueno es que no procrastino de cualquier forma —no es que me pongo a mirar tele—, sino que se me da por hacer las cosas que me encantaba hacer de chica, por ejemplo:

De chica Ahora
* Leer revistas
* Hacer collages
* Escribir mi diario
* Juntar figuritas (tenía álbumes repletos de stickers de peluche)
* Escribir cartas en papel con perfume
* Cartearme con desconocidos (los contactaba por medio de revistas)
* Leer revistas
* Hacer collages
* Escribir mis cuadernos
* Hacer scrapbooking
* Escribir en el dorso de postales
* Cartearme con lectores

Veo que mucho no cambié. Y como sé que hay muchos fanáticos de la papelería dando vueltas por ahí, quiero compartirles algunas cositas que me gustan (un Cosas que me inspiran versión papel):

* La revista Flow

revista-flow

La descubrí hace unas semanas de casualidad (serendipias de la vida). Había salido de nadar y entré a la Maison de la presse (La casa de la prensa) para chusmear libros y revistas pero sin el plan de comprar nada. Entre las cientos de revistas en exposición, vi una que me llamó la atención enseguida: se llamaba Flow y tenía una ilustración de pajaritos y flores en la tapa. La abrí y, además de tener un lindísimo diseño, vi que venía con regalitos: en este caso, una agenda. Estaba en francés y pensé mejor, así practico, y me la llevé. Para qué. Fue el inicio de una historia de amor (un poco obsesiva de mi parte, sí). Hace muchísimo que no me compro una revista todos los meses, pero Flow se ganó una suscriptora nueva. Por suerte salen pocos números al año, porque sino voy a fundirme.

La Flow nació en Holanda y ya tiene versiones en alemán, francés e inglés. Es una revista de mirada positiva, dedicada a los paper lovers (amantes del papel), con ilustraciones excelentes y artículos muy interesantes. Cuando vi que en un mismo número había una entrevista a Keri Smith —artista que admiro y que no suele dar entrevistas—, un especial acerca de cuadernos, un sobre con figuritas y un artículo acerca del arte de recibir, dije ya está. Me caso. Cada número gira en torno a un concepto, como el coraje, mindfulness, el juego, la creatividad, la vulnerabilidad. La versión en francés cuesta €6,95 y en inglés €12,95. No es una revista barata, pero es más que una revista: es un objeto. Y viene con tantos regalitos que es difícil decirle que no.

Más info en su web: The World of Flow

* El arte de mandar snail mail

Sellito a la venta en Etsy: https://www.etsy.com/listing/62593879/snail-mail-rubber-stamp?utm_source=Pinterest&utm_medium=PageTools&utm_campaign=Share

Sellito a la venta en Etsy: https://www.etsy.com/listing/62593879/snail-mail-rubber-stamp?utm_source=Pinterest&utm_medium=PageTools&utm_campaign=Share

A veces creemos que la tecnología hizo desaparecer ciertas actividades, como escribir cartas a mano y mandarlas por correo, pero no es así, solo hay que saber buscar a la gente que las sigue haciendo. Y lo cómico es que a esta gente se la encuentra gracias a internet.

El snail mail es un arte que se sigue practicando: consiste en mandar cartas por correo (por eso lo de snail, o caracol, en referencia a la lentitud del correo postal), pero con sobres muy decorados, papeles muy coloridos y muchos dibujos o collages. Hagan una búsqueda en Instagram o Pinterest y van a ver las obras de arte hechas a mano que se manda la gente.

snail-mail-magazine

Fuente: http://snailmail-magazine.blogspot.be/

Durante estos nueve meses que estuve en Biarritz disfruté de abrir el buzón todas las mañanas para ver si me esperaba algo: le propuse a mis lectores de Viajando por ahí que me envíen algo por correo y recibí un montón de cosas lindas que fui pegando en la pared (son las que aparecen en la primera foto de este post). La propuesta va para ustedes también, si quieren mandarme algo, pídanme la dirección por privado.

* Libro y web: Snail Mail My Email

libro-snailmail

Relacionado con lo anterior, en el 2011, el diseñador y artista estadounidense Ivan Cash fundó la comunidad virtual Snail Mail my Email con la siguiente propuesta: convertir los emails de otras personas en cartas escritas a mano y enviarlas por correo. La gente tenía que mandarle cartas escritas por email, él las pasaría a mano y las mandaría por correo al destinatario deseado, de manera gratuita. Recibió tantos emails (más de 10.000) que tuvo que trabajar con 700 voluntarios para pasarlos todos al papel. De ese proyecto nació un libro y, al día de hoy, ya transformaron y enviaron más de 23.500 email-cartas alrededor del mundo.

El libro está a la venta en Amazon.

Así quedó una de las cartas

Así quedó uno de los emails pasados al papel

 

* Libro: Everything is connected, de Keri Smith

everything-is-connected-keri-smith

Otro de una de las artistas que más admiro. Everything is connected es un libro de postales con mensajes y juegos para mandarse entre amigos o extraños. Al igual que todos los libros de Keri Smith, es interactivo y cobra sentido cuando el lector lo usa y lo completa.

El trailer del libro:

Ejemplo de una postal:

EIC ecard 2.inddEstá a la venta en Amazon.

 

* Postcrossing

Algunas de mis postales (y las que aparecen al principio de este post son las que me enviaron lectores)

Algunas de mis postales (y las que aparecen al principio de este post son las que me enviaron lectores)

Postcrossing es la versión organizada del snail mail, en versión postal. ¿Cómo funciona? Te registrás en la página, das tu domicilio y, por cada postal que recibas, tenés que enviar una. Lo divertido de postcrossing es que todo es sorpresa: no sabés de qué lugar del mundo te llegará la próxima postal y tampoco conocés a la persona a quien le enviás la tuya. En el blog de Postcrossing dan veinte ideas de cosas que podés escribir en el dorso de la foto (en inglés, eso sí). Aunque creo que, pongas lo que pongas, le vas a alegrar el día a alguien con tu postal.

Un dato: ya se mandaron más de 30 millones de postales a través de Postcrossing! Para los que dicen que el correo murió…

* Tontunas viajeras

tontunas-viajeras-algo-que-recordar

Y si quieren tener postales para mandarle a personas que conocieron en un viaje o a algún amigo o familiar que está lejos, una opción muy original es el pack de Tontunas Viajeras de los chicos de Algo que recordar. Ya hablé de ellos en Viajando por ahí y ahora hablo acá en modo #fan: me encanta lo que hacen y quiero que me adopten para irme de viaje con ellos. Cuando vi sus postales viajeras en vivo se me desencajaron los ojos: son tan lindas como parecen y tienen frases con las que muchos viajeros —en acción o potenciales— se sentirán identificados. Acá las pueden ver en grande y si quieren hacer un encargo tengan en cuenta que los chicos están viajando así que por el momento solo las envían de a 50 (mejor que lo hablen con ellos!). Web: alquerecordar.com