Articles Tagged with: Natalie Goldberg

Día 20: escribí acerca de un lugar que amás

Natalie Goldberg propone: “Visualizá un lugar que amás, situate ahí, recordá los detalles. Ahora describilo. Puede ser un rincón de tu dormitorio, un árbol bajo el que te sentaste un verano, una mesa en el McDonald’s de tu barrio, la orilla de un río. ¿Qué colores, olores, sonidos hay? Cuando otra persona lo lea debería saber qué se siente estar ahí. Debería sentir cómo amás ese lugar, no porque digas que lo amás, sino por cómo mostrás los detalles”.

Seguir leyendo

Día 11: Empezá con “me acuerdo de”

En Writing down the bones, Natalie Goldberg propone: “Empezá con me acuerdo de. Escribí muchas memorias chiquitas. Si caes en un recuerdo grande, escribí acerca de eso. No frenes. No te preocupes si ese recuerdo ocurrió hace cinco segundos o hace cinco años. Todo lo que no es este momento son memorias que vuelven a cobrar vida cuando las escribimos. Si te trabás, volvé a escribir me acuerdo de y seguí”. Es un buen ejercicio para hacer una lista. Mi consejo es que no piensen demasiado, que escriban lo que se les venga a la mente y se dejen llevar. Cuando lo hice terminé escribiendo un montón de historias del colegio que no hubiese recordado de otra manera. Si se traban, también pueden empezar diciendo “no me acuerdo de”.

Seguir leyendo

Día 4: exponé una de tus obsesiones

Todos tenemos temas que nos obsesionan y las obsesiones son poderosas, dice Natalie Goldberg en “Writing down the bones”. Según ella, los escritores siempre terminan escribiendo acerca de sus obsesiones: lo que los persigue, lo que no pueden olvidar, lo que cargan desde la infancia. Son temas de los que no podemos escapar, cosas que se traslucen en nuestros textos aunque no nos demos cuenta.

Seguir leyendo

La escritura cronometrada
(¿Alguien quiere hacer maratones de escritura?)

Escribir con un cronómetro al lado

Natalie Goldberg dice que la unidad básica de las prácticas o sesiones de escritura es el timed exercise o ejercicio cronometrado. Así que antes de sentarse a escribir agarren cualquier reloj con contador o alarma y sigan estos consejos de la autora de “Writing down the bones” (el libro-biblia de escribir.me): “Podés tomarte el tiempo por diez minutos, veinte minutos o una hora. Depende de vos. Al principio podés empezar con menos tiempo y después de una semana aumentarlo, o podés empezar con una hora la primera vez. No importa. Lo que importa es que durante el tiempo que elijas para la sesión, te comprometas con ella y que durante ese tiempo:

Seguir leyendo

Los proyectos nuevos paralizan

“It is true that when we begin anything new, resistances fly in our face.” (Es cierto que cuando empezamos algo nuevo, la resistencia nos pega en la cara). 

– Natalie Goldberg, Writing down the bones

Cuando leí esa frase pensé: “No puedo creer que a ella también le pasa”. Tengo un montón de proyectos en la cabeza y me encanta empezar cosas nuevas, pero cuanto más grande es la idea —por ejemplo, un libro— más me cuesta empezar. No es que no quiera, tengo toda la emoción, pienso ideas, tomo apuntes, hago mapas mentales y cuando tengo que sentarme a la compu y empezar no puedo.

Después encontré la ilustración que ven arriba en Syllabus, otro libro genial de Lynda Barry, y pensé gracias por existir, Lynda Barry. Soy experta en girar esa rueda de la no-fortuna. Lo bueno, y esto es cierto, es que la parálisis pasa. Llega un día en el que te sentás como si nada y empezás —y nuestro cerebro es tan caradura de preguntarse ¿por qué no hice esto antes?—. Así somos.

Experiencias como compost

“It takes a while for our experience to sift through our consciousness. Our bodies are garbage heaps: we collect experience, and from the decomposition of the thrown-out eggshells, spinach leaves, coffee grinds, and old steak bones of our minds come nitrogen, heat, and very fertile soil. Out of this fertile soil bloom our poems and stories. But this does not come all at once. It takes time.”

“Lleva un tiempo que nuestras experiencias pasen por nuestra conciencia. Nuestros cuerpos son como tachos de basura: coleccionamos experiencias y de la descomposición de las cáscaras de huevo, las hojas de espinaca, las semillas de café y los huesos de nuestra mente aparecen el nitrógeno, el calor y una tierra muy fértil. De esta tierra fértil crecen nuestros poemas e historias. Pero esto no pasa enseguida. Lleva tiempo”.

– Natalie Goldberg, en Writing down the bones

Seguir leyendo

15 consignas de escritura de Natalie Goldberg

Hoy estuve leyendo “The true secret of writing: connecting life with language”, otro libro de Natalie Goldberg, algo así como la secuela de “Writing down the bones”. Digo “algo así” porque no lo sentí como una continuación directa del primero, sino un libro enfocado en el Zen y las prácticas de meditación más que en la escritura en sí. Pero tiene propuestas interesantes y me tuvo escribiendo toda la tarde. Acá recopilé algunas de las consignas de escritura del libro. Hagan las que más les llamen la atención. En estos momentos me gustaría tener un espacio físico donde reunirnos y escribir en grupo.

Algunas ideas para empezar a escribir (algunas son para hacer con un tiempo determinado)

Seguir leyendo

Ideas: qué escribir cuando no sabés qué escribir

En su libro Writing down the bones, Natalie Goldberg habla acerca de la práctica de escritura o “writing practice”: es una manera de escribir que tiene que ver con capturar el momento presente y no con escribir novelas ni pensar en estructuras formales. Es una manera de fortalecer el músculo de la escritura sin pensar demasiado, una entrada en calor, una práctica continua. Y da algunas ideas, para quienes no sepan por dónde empezar:

“Sentate. Escribí este momento. Podés empezar con “este momento” y terminar hablando de las flores que llevaste en tu casamiento. Está bien. No lo controles. Quedate presente y no dejes de mover la mano.”

Seguir leyendo

“Writing down the bones”, de Natalie Goldberg

“We must remember that everything is ordinary and extraordinary.
It is our minds that either open or close.”
(Debemos recordar que todo es ordinario y extraordinario. Es nuestra mente la que se abre o se cierra)

– Natalie Goldberg

Empecé a leer libros acerca de escribir hace cuatro años, cuando descubrí On writing de Stephen King. Antes de eso, había dos cosas que no me imaginaba: una, que hubiese libros que hablaran acerca del proceso de escribir, y dos, que ese proceso fuese tan parecido al mío. Creía que los grandes escritores producían libros como máquinas de hacer chorizos: uno tras otro, de manera fácil, natural y organizada. Pensaba que se sentaban a escribir y el libro les salía bien desde el principio: pensaba, en realidad, que se sentaban y escribían la edición final, sin borradores de mierda como los míos. Cuando encontré estos libros entendí que no, que ser escritor era más o menos parecido para todos.

Seguir leyendo

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google