Categoría:Escritorio

Kit creativo de cuarentena: cursos, podcasts, videos y journals de escritura y creatividad para disfrutar desde casa

Ahora que varios países se están poniendo en cuarentena a causa del coronavirus (incluidos los Países Bajos, donde vivo) quería compartirles algunos cursos, libros y podcasts para que puedan disfrutar desde sus casas durante estos días de distanciamiento social. Esta es una recopilación de cosas que me inspiran y que me gusta hacer en soledad (pues #introvertida), así que feliz de compartirlas con ustedes para que esto se nos haga un poco más llevadero a todos. Ahora sí, no hay excusas ni falta de tiempo para hacer actividades creativas. Y, por favor, no dejen de compartir sus recomendaciones en los comentarios.

 

CURSOS ONLINE DE ESCRITURA Y CREATIVIDAD
Les dejo por acá los enlaces a mis cursos online, que abrirán en estos días en Edición Especial Cuarentena:

* Laboratorio creativo online – 30 días de rituales creativos (pueden sumarse en www.unavidacreativa.com)

* Taller online de relatos de viajes – Contar tu viaje desde los sentidos y las emociones (pueden sumarse en www.desafiosviajeros.com)

PODCASTS
  • Tachame el Nóbel. En su programa de radio, el autor argentino Pedro Mairal habla acerca del backstage de la escritura y del proceso creativo. En cada capítulo tiene un invitado que se dedica a la escritura. Me encanta y lo recomiendo mucho. Lo pueden escuchar acá mismo.

 

  • Magic Lessons, con Elizabeth Gilbert, es un podcast dedicado a la creatividad, a la vulnerabilidad y a los procesos internos. En cada capítulo tiene un invitado con quien habla abiertamente acerca de estos temas. El programa tiene dos temporadas, acá les dejo la primera.

 

  • Cosas que le dan cuerda al mundo es el podcast de Caro Chavate y, en palabras de ella, se trata de “conversaciones con gente normal, amigas, amigos, apasionados, expertos (o no) qué importa… en el fondo todos tenemos algo para decir porque estamos llenos de preguntas, de historias, de obsesiones, de puntos de vista y de placeres que hacen que nuestra cotidianidad sea mucho más extraordinaria de lo que creemos. Este es un podcast para celebrar la creatividad, la inspiración, la curiosidad y, por qué no, la imperfección.” 


VIDEOS Y CANALES DE YOUTUBE

Amanda RachLee. En su canal, Amanda, una chica canadiense, comparte sus consejos y tutoriales de hand-lettering, bullet journaling, doodling y más con 1.7 millones de suscriptores. La descubrí buscando “washi tape” en youtube (sí, no me alcanza con tener washis, también necesito ver videos) y quedé atrapada en sus videos donde muestra, por ejemplo, todas las washi tapes que tiene o las cosas de papelería que se trajo de su viaje a Japón. Su canal me parece muy positivo y alegre, y ella muy honesta y generosa en todo lo que comparte.

Jordan Clark. Me encanta la estética de este canal y los cuadernos artísticos que comparte y enseña a hacer. Se los recomiendo si quieren empezar a hacer journaling.

Las entrevistas inspiradoras de Marie Forleo. Llegué a este canal buscando una serie de Dani Shapiro que al parecer ya no existe (“Office hours with Dani Shapiro”, en la que la autora respondía preguntas de lectores acerca del proceso de escritura). Me encontré con esta entrevista que les comparto abajo y que me gustó mucho, y también con entrevistas a otras personas como Seth Godin, Elizabeth Gilbert y Brené Brown. Acá les dejo la lista completa.

99%: la disciplina del éxito. El periodista argentino Hugo Alconada Mon entrevista a escritores acerca de su proceso de trabajo. Les comparto una entrevista que le hizo a Leila Guerriero, y ahí mismo en el video van a encontrar la lista con el resto de las charlas.

Entrevistas del programa “A fondo”. Estas entrevistas son de la TVE y salieron a fines de los años 70. Les dejo abajo la entrevista a Julio Cortázar, pero también pueden encontrar entrevistas a Borges, Juan Rulfo, Fellini y Rosa Chancel, entre otros escritores y artistas.

The School of Life. Si bien no es un canal dedicado a la escritura y la creatividad, quiero recomendarlo acá igual porque me encanta y me ayuda mucho a entenderme mejor. The School of Life es una organización dedicada a mejorar nuestra inteligencia emocional. Sus libros, videos y conferencias mezclan psicología con filosofía aplicada a la vida cotidiana.


JOURNALS Y LIBROS

Ya saben que podría pasar horas recomendándoles libros y journals creativos. Para este post voy a elegir poquitos, pero abajo les dejo enlaces a listas más largas que ya les compartí anteriormente.

Más:

Elijan lo que elijan, pueden pedirlo via Bookdepository.com (una web que hace envío gratuito de libros a casi todo el mundo).

Mis libros están a la venta en ebook: “Días de viaje” y “El síndrome de París“. Y mis journals en papel: “Mapa subjetivo de viaje“, “Usted está aquí” y “Diario de viajes mágicos” (si bien no serán para viajar ahora mismo, al menos para empezar a soñar con futuros viajes).
WEBS DONDE COMPRAR (O AL MENOS VER) PAPELERÍA ONLINE

Si tienen ganas de ver y/o comprar productos de papelería, les recomiendo algunas de mis webs preferidas de washi tapes y stationery. Todas hacen envíos internacionales.

  • Niconeco Zakkaya. Niconeco es una tienda basada en Nueva York que vende artículos de papelería japonesa elegidos por la dueña. Tienen washi tapes que no se consiguen en ninguna otra parte (al menos yo no las vi) y cada vez que entro a mirar me dan ganas de comprarme todo. Los paquetes, además, vienen envueltos y decorados con mucho amor. 
  • Cute things from Japan. Esta tienda está en Tokio y también se especializa en productos de papelería japonesa, sobre todo de artistas japoneses. Tienen algunas líneas propias, y todo es tan lindo que no puedo evitar hacer pedidos de vez en cuando.
  • Stickerrific. Esta es la papelería de mis sueños (ya les conté en este post). Está en Kuala Lumpur, la visité cuando anduve por ahí y me dieron ganas de ponerme un negocio igual. No solo venden productos de papelería y arte (súper elegidos por la dueña), sino que también tienen una mesa para hacer journaling y tres gatos. Además, dictan talleres creativos (cuando estuve hice por primera vez un taller de washi tape art). En su web pueden ver los productos que ofrecen.
  • La Dolce Vita (Pinkoi)Soy muy fan del trabajo de Bofa, una artista taiwanesa. Amo, sobre todo, sus stickers. En su tienda de Pinkoi pueden ver todo lo que hace.
  • Etsy.com. Si están buscando washi tapes o stickers, les recomiendo darse una vuelta por Etsy. Es un camino de ida. TIP: si no quieren comprar rollos enteros de washi, busquen “washi tape sample” para comprar muestras de un metro.
BONUS TRACK

Y si llegaron hasta acá, les dejo esta recomendación a modo de regalito. Son dos cortos: World of tomorrow 1 y World of tomorrow 2. Ambos escritos y creados por un artista que se llama Don Hertzfeldt. Es de lo mejor que vi y son cortos que siempre le hago ver a las personas que me importan. Me parece que tienen mensajes muy importantes acerca de nosotros como humanidad. Hay que pagar para verlos, pero les prometo que vale la pena. Les comparto los trailers, ahí mismo en Vimeo pueden pagar el acceso.


Disclaimer: algunos de las recomendaciones de este post tienen enlaces de afiliado, lo cual quiere decir que si te suscribís a través mío, yo gano una pequeña comisión que no se suma al precio final de tu compra, pero que me ayuda a seguir generando este tipo de contenido. Solo recomiendo cosas que probé y que me gustan mucho. ¡Ojalá las disfrutes!

mini disparador: un espía de incógnito va a impersonarte en todos los aspectos de tu vida. escribí las instrucciones.

  1. sos miope, usá anteojos siempre o achiná los ojos para ver de lejos.
  2. cara seria, hablá poco.
  3. cuando entres en confianza reíte mucho.
  4. cuando tengas que escribir, ponete a limpiar.
  5. andá a natación, tercer andarivel.
  6. salí en bici con el casco negro, pasá semáforos en rojo solo si no viene nadie a varios kilómetros.
  7. hablá mucho por skype.
  8. dejá que el té se enfríe.
  9. saludá a gente que ya conocés pensando que es la primera vez que se ven.
  10. comprá libros por internet.
  11. entrá a las papelerías solo para mirar.
  12. indignate cuando no te responden los mensajes de whatsapp.
  13. pegate mensajitos positivos en las paredes.
  14. cambiá de plan cada media hora.

Meditación para principiantes

Hace un tiempo me empezó a llamar la atención la meditación, pero siempre pensé que no era algo para mí. Mi cerebro no se calla nunca, y no es que diga cosas inteligentes todo el tiempo, sino que no para de hablar de lo que sea, por eso pensé que meditar era algo para gente más… espiritual, tranquila, iluminada no sé cómo decirlo. Este video me cambió la percepción de las cosas, así que voy a intentarlo.

Disparador: escribile una carta a una ciudad

Disparador: escribile una carta a una ciudad

Solemos escribirles cartas a personas, pero por qué no hacerlo a una ciudad. Hay cosas que solo ellas pueden entender. Elegí una ciudad que sea importante por algo: quizá fue la primera que conociste cuando saliste de la tuya, tal vez ahí encontraste al futuro amor de tu vida, puede que te hayas sentido como en casa o, al contrario, que no te haya gustado nada. Contale todo lo que sentís en una carta. También podés escribirle a una ciudad que todavía no conocés o que quizá no quieras conocer nunca.

Yo lo hice dos veces: “Carta abierta a una ciudad” es mi carta a Praga y “Carta de despedida a Biarritz” es la que le dediqué a la ciudad francesa donde viví nueve meses.

Este disparador es mío, aunque seguro que está mencionado en algún libro de consignas. Podés encontrar más disparadores para escribir acá.

La escritura cronometrada
(¿Alguien quiere hacer maratones de escritura?)

Escribir con un cronómetro al lado

Natalie Goldberg dice que la unidad básica de las prácticas o sesiones de escritura es el timed exercise o ejercicio cronometrado. Así que antes de sentarse a escribir agarren cualquier reloj con contador o alarma y sigan estos consejos de la autora de “Writing down the bones” (el libro-biblia de escribir.me): “Podés tomarte el tiempo por diez minutos, veinte minutos o una hora. Depende de vos. Al principio podés empezar con menos tiempo y después de una semana aumentarlo, o podés empezar con una hora la primera vez. No importa. Lo que importa es que durante el tiempo que elijas para la sesión, te comprometas con ella y que durante ese tiempo:

Seguir leyendo

Los proyectos nuevos paralizan

“It is true that when we begin anything new, resistances fly in our face.” (Es cierto que cuando empezamos algo nuevo, la resistencia nos pega en la cara). 

– Natalie Goldberg, Writing down the bones

Cuando leí esa frase pensé: “No puedo creer que a ella también le pasa”. Tengo un montón de proyectos en la cabeza y me encanta empezar cosas nuevas, pero cuanto más grande es la idea —por ejemplo, un libro— más me cuesta empezar. No es que no quiera, tengo toda la emoción, pienso ideas, tomo apuntes, hago mapas mentales y cuando tengo que sentarme a la compu y empezar no puedo.

Después encontré la ilustración que ven arriba en Syllabus, otro libro genial de Lynda Barry, y pensé gracias por existir, Lynda Barry. Soy experta en girar esa rueda de la no-fortuna. Lo bueno, y esto es cierto, es que la parálisis pasa. Llega un día en el que te sentás como si nada y empezás —y nuestro cerebro es tan caradura de preguntarse ¿por qué no hice esto antes?—. Así somos.

Experiencias como compost

“It takes a while for our experience to sift through our consciousness. Our bodies are garbage heaps: we collect experience, and from the decomposition of the thrown-out eggshells, spinach leaves, coffee grinds, and old steak bones of our minds come nitrogen, heat, and very fertile soil. Out of this fertile soil bloom our poems and stories. But this does not come all at once. It takes time.”

“Lleva un tiempo que nuestras experiencias pasen por nuestra conciencia. Nuestros cuerpos son como tachos de basura: coleccionamos experiencias y de la descomposición de las cáscaras de huevo, las hojas de espinaca, las semillas de café y los huesos de nuestra mente aparecen el nitrógeno, el calor y una tierra muy fértil. De esta tierra fértil crecen nuestros poemas e historias. Pero esto no pasa enseguida. Lleva tiempo”.

– Natalie Goldberg, en Writing down the bones

Seguir leyendo

15 consignas de escritura de Natalie Goldberg

Hoy estuve leyendo “The true secret of writing: connecting life with language”, otro libro de Natalie Goldberg, algo así como la secuela de “Writing down the bones”. Digo “algo así” porque no lo sentí como una continuación directa del primero, sino un libro enfocado en el Zen y las prácticas de meditación más que en la escritura en sí. Pero tiene propuestas interesantes y me tuvo escribiendo toda la tarde. Acá recopilé algunas de las consignas de escritura del libro. Hagan las que más les llamen la atención. En estos momentos me gustaría tener un espacio físico donde reunirnos y escribir en grupo.

Algunas ideas para empezar a escribir (algunas son para hacer con un tiempo determinado)

Seguir leyendo

Las páginas matutinas

En su libro “El camino del artista”, Julia Cameron dice que hay dos herramientas fundamentales para nuestra recuperación creativa: las morning pages (páginas matutinas) y los artist dates (citas de artista). Un despertar creativo, dice, requiere un uso consistente de ambas disciplinas. Pero, ¿qué son las páginas matutinas? (De las citas de artista hablaré en otro post.)

“Dicho de manera simple, las páginas matutinas son tres páginas de fluir de conciencia escritas a mano”, dice Cameron. Su propuesta es que lo primero que hagamos al levantarnos cada mañana sea agarrar un cuaderno y llenar tres hojas con lo que se nos venga a la cabeza. “No hay una manera incorrecta de hacer las páginas matutinas. Este fluir de conciencia no tiene por qué ser arte. Tampoco tiene que ser escritura. La escritura es solo un medio. El objetivo de estas páginas es mover la mano y escribir lo que salga. Nada es demasiado estúpido, raro o insignificante como para no ser incluido”. Nadie debe leer tus páginas matutinas excepto vos. Y vos tampoco deberías leerlas enseguida. Escribilas durante ocho semanas y releelas después.

Seguir leyendo

Cómo hacer un registro de tus días:
el logbook o journal

Esta semana estuve poco activa en este blog. Al final —pensaba ayer mientras nadaba— esto de tener dos personas conviviendo adentro (la viajera / la escritora) me complica un poco las cosas. Cuando una está motivada, la otra medio que se asusta. Cuando una sube cosas a su blog —porque ahora cada cual tiene su blog— la otra se traba un poco. Y estos días me pasó eso, estuve tan concentrada en generar contenido para Viajando por ahí que dejé a este de lado. Lo que no quiere decir que no haya estado escribiendo.

Seguir leyendo

Disparador: comprate un cuaderno y escribí tus sueños. Todas las mañanas.

Este es mi cuaderno Beatle, aunque esta foto la saqué de internet. Lo que no se aprecia acá es que la tapa es como un holograma en 3D, y la podés mirar desde distintos ángulos.

Este es mi cuaderno Beatle, aunque esta foto la saqué de internet. Lo que no se aprecia acá es que la tapa es como un holograma en 3D, y la podés mirar desde distintos ángulos.

Ya ni me acuerdo cuándo fue que empecé a escribir mis sueños. Supongo que alrededor del 2008, cuando me compré un cuaderno con tapa de los Beatles y decidí usarlo solo para registrar mi mundo onírico. Se ve que estaba soñando mucho y quería poner todos esos fragmentos en un mismo lugar. Fue la época en la que empecé a catalogar mis cuadernos por sus funciones y ese, con su tapa psicodélica, no podía tener otro destino.

En el cuaderno Beatle debo tener escritos unos cien sueños. Cuando me fui de viaje a Asia decidí dejarlo en Buenos Aires y después me arrepentí. Seguí escribiendo mis sueños, pero quedaron desparramados en un montón de libretas y anotadores. Tal vez en algún momento los pase en limpio y los recopile en el cuaderno Beatle, donde tienen que estar.

Mi relación con los sueños tiene sus épocas. Tengo períodos en los que sueño muchísimo y todo es tan vívido que parece real. Tuve varios sueños lúcidos en los que pude controlar  mis acciones. A veces encuentro respuestas en mis sueños, a veces se me ocurren ideas para escribir y a veces recuerdo todo con tanto detalle que me cuesta entender que eso no pasó de verdad. Bah: en realidad pasó, solo que en otro plano. En mi libro, incluso, confieso que muchas veces confundo sueños con realidad: no es que se me mezcle todo, pero hay ciertas escenas que a veces me cuesta diferenciar. Perá, ¿eso lo soñé, no? Y después tengo épocas en las que sé que sueño pero no me acuerdo de nada. Mi capacidad de recordarlos suele estar relacionada con mis períodos creativos.

En su libro What it is —gran libro del que ya escribiré—, Lynda Barry se hace una pregunta que me persigue: Is a dream autobiography or fiction? (¿Un sueño es autobiográfico o ficción?). Yo creo que es una autobiografía disfrazada de ficción. También creo que los sueños solo se pueden interpretar conociendo en profundidad al soñador. Nunca creí en eso de que si soñás con un loco tenés que jugarle al 22 y cosas así. Tampoco creo en las interpretaciones generales que aparecen en internet: hay que entender la cabeza de quien sueña para darle sentido a ese mundo de imágenes. Por eso, mi psicóloga de sueños es mi mejor amiga, que también resulta ser psicóloga y me conoce hace unos veinticinco años.

dreams-autobiography-fiction

Estas semanas estoy soñando un montón. Demasiado y todo muy real. Casi todas las mañanas escribo alguno, aunque a veces no llego a tiempo y me los olvido o me da fiaca y los dejo pasar. Anoche tuve un sueño tan pero tan real que sentí la necesidad de escribirlo apenas me levanté, mientras desayunaba. Lo comparto abajo. El número que le puse es al azar, no sé cuántos sueños tengo escritos en total, pero creo que debo ir por ese número. Acá tampoco tengo un cuaderno específico para sueños. Sería como traicionar a mi cuaderno Beatle, que está ahí, en mi mesita de luz en Buenos Aires, incompleto y a la espera.

Por eso este disparador viene acompañado de una recomendación: cómprense un cuaderno, guárdenlo en la mesita de luz y úsenlo solo para escribir sueños. Y si se van de viaje, se lo llevan.

*

fragmento onírico #264

Estoy caminando por la calle y alguien me dispara dos veces en el pecho, a la altura del corazón. No sangro mucho pero me duele, busco un hospital pero están todos llenos. Me preocupo porque justo estoy sin seguro médico y tengo miedo de morir por no ser atendida a tiempo. Camino horas por la calle, apretándome la remera negra contra el pecho. No sé cuánto tiempo pasa. Actualizo mi estado en Facebook: “No puede ser que no haya un puto hospital en Barcelona. Tengo miedo de morir pronto”. Al final llego a un hospital, creo que lo reservé por teléfono y que ya pasó un día. Cuando entro hay una fila larguísima. Lloriqueo un poco diciendo que lo mío es una emergencia, que me dispararon y que necesito un médico urgente. Una mujer me acompaña y me dice que suba por la escalera porque no funciona el ascensor. Es una escalera caracol rarísima, tiene varias salidas, algunas que no llevan a ninguna parte. Al final llego al segundo piso. No sé cómo es que todavía estoy caminando, siento que me baja la presión. El segundo piso es enorme, hay un montón de chicos en mesas largas teniendo clases. “Los médicos son húngaros”, me dice la mujer que me acompaña, y me devuelve mi mochila. Acá no sé qué pasa porque me despierto en una cama blanca de hospital con L. durmiendo al lado mío. Tengo un moretón en el pecho y me duele cuando me río, pero estoy bien y sé que voy a sobrevivir. Ya me operaron. Viene el médico a examinarme, le digo a L. que me haga lugar porque está ocupando toda la cama. Me levanto, voy hasta el baño, me asomo y veo un inodoro adentro de un jacuzzi, con una ducha encima. Me doy cuenta de que no llamé a mi mamá para avisarle que estoy bien. Debe haber visto el estado de Facebook y estará desesperada. Mi celular está sin batería así que lo pongo a cargar pero justo aparece mi mamá con una profesora de la facultad. Apagan las luces porque hay un grupo que va a hacer un show de stand-up y después van a pasar un documental. Me voy adelante de todo, donde está L., y me quedo abrazada a él mirando el show.

Me despierto de golpe con dolor el pecho, el mismo que sentía en el sueño.

Más que un disparador, esta me parece una de las tareas básicas de los escrivivientes: escribir todo eso que pasa por nuestra cabeza, estemos despiertos o dormidos. Pueden encontrar más disparadores acá, y si quieren compartir algún sueño, son bienvenidos en los comentarios!

100 ideas para usar con un diario
(por Keri Smith)

Keri Smith da cien propuestas para hacer usando un diario (journal). Algunas son:

  • dibujar un mapa de todos los lugares que estuviste en un día
  • hacer una lista de los olores de tu barrio
  • escribirte una carta a vos mismo en el futuro
  • buscá una foto de alguien que no conozcas y escribí su biografía
  • escribí las instrucciones para una tarea de todos los días
  • escribí acerca de tu relación con tu lavarropas

Les recomiendo imprimir la lista, recortar los cuadraditos y ponerlos en una bolsita para ir sacando ideas al azar. (La bolsita de la foto me la encontré en la calle, hay gente que deja tesoros tirados!). Pueden descargar las 100 ideas en la web de Keri Smith (el enlace está al final del post). Disfruten y compartan!

El primer paso para estar más atento

“Empezá a notar qué es lo que notás”, dice Lynda Barry en su libro What it is.

Y a mí me parece que ese es el primer paso para empezar a mirar mejor: ser consciente de qué cosas te suelen llamar la atención.

“Cómo ser un explorador del mundo”, por Keri Smith

“At any given moment, no matter where you are, there are hundreds of things around you that are interesting and worth documenting” (En cualquier momento, no importa dónde estés, hay cientos de cosas alrededor tuyo que son interesantes y que vale la pena documentar)

Este libro es un manifiesto en sí mismo.

Todo es interesante. Mirá más de cerca. Observá todo lo que pasa alrededor tuyo. Buscá patrones, hacé conexiones. Documentá tus hallazgos, dice Keri Smith, la autora, en la introducción.

Observá. Coleccioná. Analizá. Compará.

Seguir leyendo

Ideas: qué escribir cuando no sabés qué escribir

En su libro Writing down the bones, Natalie Goldberg habla acerca de la práctica de escritura o “writing practice”: es una manera de escribir que tiene que ver con capturar el momento presente y no con escribir novelas ni pensar en estructuras formales. Es una manera de fortalecer el músculo de la escritura sin pensar demasiado, una entrada en calor, una práctica continua. Y da algunas ideas, para quienes no sepan por dónde empezar:

“Sentate. Escribí este momento. Podés empezar con “este momento” y terminar hablando de las flores que llevaste en tu casamiento. Está bien. No lo controles. Quedate presente y no dejes de mover la mano.”

Seguir leyendo

Write shitty first drafts
(Escribí borradores de mierda)

“Write shitty first drafts. All good writers write them. This is how they end up with good second drafts and terrific third drafts. (…) The first draft is the child’s draft, where you let it all pour out and then let it romp all over the place, knowing that no one is going to see it and that you can shape it later. (…) Almost all good writing begins with terrible first efforts. You need to start somewhere. Start by getting something —anything— down on paper.”

– Anne Lamott, “Bird by bird”

Seguir leyendo

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google